Caprica - presentacion a enacom  
 
 
 
PRESENTACION A ENACOM
 ANEXO

 

CONSIDERACIONES RESPECTO A UN SERVICIO BÁSICO

 

1)    En todo sistema de telecomunicaciones, como formando parte del mismo, existe un servicio conceptuado y consensuado mundialmente como  básico. Es el de la radiodifusión (“broadcast”).

 

2)    La radiodifusión sonora y televisiva, abierta, directa y gratuita, no sólo tiene valor histórico sino que, como concepto primordial a considerar como servicio, tiene un valor y una identidad propia y permanente frente a otros servicios que no son del mismo tipo, pero que también prestan un servicio  muy valioso para la sociedad.

 

3)    Es gratuito como la “colectora” de una autopista y exclusivo como una “bicisenda”.

 

4)    Posee un único vínculo radioeléctrico para comunicarse masivamente, desde un punto hasta una infinidad de receptores en forma simultánea, sin límites en la cantidad de los mismos ya que no depende de ningún servidor digital.

 

5)    Desde el punto de vista de la seguridad de las telecomunicaciones (de todo tipo) se debe tener en cuenta que, por su estructura de tipo  individual, básica y sencillez intrínseca (un transmisor + sistema irradiante) y su cantidad en todo un territorio, es mucho menos vulnerable.

 

6)    A partir de estos conceptos básicos se ha elaborado históricamente una normativa muy sólida a partir del año 1920 donde, casi simultáneamente, en Argentina, Inglaterra y Estados Unidos se comenzó a generar el uso de las frecuencias radioeléctricas (empezando por la radiofonía) y generando un servicio distinto dentro de  las radiocomunicaciones.

 

7)    En nuestro país el servicio de radiodifusión está establecido normativamente como tal y en forma siempre distintiva respecto a otros servicios radioeléctricos de radiocomunicaciones desde las primeras legislaciones relativas a las telecomunicaciones.

 

8)    Actualmente rige en Argentina el Convenio Internacional de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (Nairobi, Kenya - 1982), aprobado en 1986 por la Ley 23.478, donde en el Ítem 2012 se define muy claramente dicho servicio.

 

9)    Este servicio abierto está destinado al público en general, ya sea para el que lo reciba directamente por aire de forma gratuita, así como también para aquellos que lo reciben a través de otros sistemas de telecomunicaciones, físicos o radioeléctricos (cable, fibra óptica, satélite, internet, etc.) los que pueden ser de carácter oneroso. En ambos casos como un servicio básico de interés público.

 

10)  Esto último, si estuviera adecuadamente regulado y promovido, redundaría en el sostenimiento no sólo de un servicio fundamental para la comunidad, sino también para el sostenimiento de numerosas fuentes de trabajo en el rubro producción audiovisual de alta calidad internacional, que hoy en día está muy reducida.

 

11)  La permanente y consecutiva modificación de normas, hizo que todo pedido anterior pasara al olvido y que una infinidad de pedidos quedaran en consecuencia injustamente insatisfechos, dando lugar a otras “personerías” que ni siquiera tenían la debida y necesaria “prelación” de sus pedidos. La “igualdad de oportunidades” para obtener una frecuencia de radiodifusión de un espectro radioeléctrico escaso y no renovable, únicamente se cumple con la ubicación temporal de los pedidos (prelación), que consten en Mesa de Entradas del organismo administrativo correspondiente. En el Derecho Romano, fuente del Derecho argentino, existe un precepto que reza: “Primero en el tiempo, primero en el derecho”. Por supuesto, en todos los casos habrá que priorizar el verdadero servicio a la comunidad a brindar en la selección del radiodifusor, sea cual sea el mecanismo (licencias por concurso, autorizaciones, etc.).

 

12)  No se deberían reservar las escasas frecuencias del espectro radioeléctrico atribuidas a radiodifusión para algún sector determinado (eso sería discriminatorio); esa práctica dejaría espectro inutilizado o inutilizable en aquellas localizaciones en las que no se diera esa necesidad, o por falta de pedido del sector citado. La ley debe ser taxativa en tal sentido, puesto, quede conceder tal prerrogativa a un sector determinado como “sin fines de lucro”, puede servir como “calzador” para que un gobierno –en algún momento de todo el futuro- pueda “armar y sostener” una o varias “personerías”, de ese tipo, a fin de acceder a los medios de comunicación social masivos, tan codiciados.

 

13)  Los servicios esenciales de radiodifusión de televisión, declarados de interés público deben ser incluidos –obligadamente- en las grillas de programación de todas las plataformas diferenciales (onerosas), o de distribución de servicios audiovisuales existentes.

 

14)  Los servicios que se destinan a “públicos determinados” no deben impedir que sus abonados continúen disfrutando de los servicios abiertos, directos y gratuitos en actividad o de existencia futura. Dichos servicios diferenciales deberán adecuarse, de tal manera, que permitan la coexistencia de todas las modalidades de recepción, sin interrumpir o modificar el “uso y costumbre” ya arraigado en el público.

 

15)  Ante la drástica reducción del espectro atribuido (destinado) a este servicio, modificación de la atribución de bandas de frecuencias que van de los canales 70 al 83, 14 al 20 y 52 al 69, nos vemos obligados a proponer por lo menos una solución inicial, a partir de las últimas Resoluciones 10090 -ENACOM / 2016 y 1631 - ENACOM / 2017 que muestran pública e inequívocamente  la carencia de espectro en ciertas zonas, especialmente el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA).

 

16)  Para el desarrollo saludable de este servicio existe la necesidad de contar con un Plan Técnico de frecuencias y localizaciones para la TV Digital. Esta cuestión es de relevancia fundamental para rescatar a este servicio de un inexorable destino de conflictos y  estancamientos.

 

 

PROPUESTA INICIAL CON RELACIÓN AL SERVICIO DE TV ABIERTA

 

A)   COEXISTENCIA DE LA TV ANALÓGICA Y DIGITAL

 

B)   ASIGNACIÓN POR CANAL NO MENOR A 6 MHZ.

 

BREVE ANÁLISIS A CONSIDERAR PARA CADA TEMA:

 

A)   COEXISTENCIA DE LA TV ANALÓGICA Y DIGITAL

 

Cada país es soberano en el sentido de adoptar los estándares de transmisión más convenientes para el desarrollo de este servicio, ya sea unificando en uno solo con una fecha determinada para un “apagón analógico” (total) para todas las emisoras o también generando una coexistencia de lo analógico con lo digital (apagón parcial).   El mismo, que se debe adecuar en cada país, debe ser considerado a partir de la propia identidad del servicio de radiodifusión a regular.

 

Habría que seguir utilizando la banda de VHF (del canal 2 al13).

 

El uso  de la banda de VHF representaría una oportunidad para utilizarla en el sistema analógico, para numerosas localidades y zonas de nuestro país y al mismo tiempo continuar con la atribución de esa porción de banda para el servicio de radiodifusión televisiva.

 

Esta propuesta redundará en el mantenimiento de numerosas fuentes de trabajo,  teniendo en cuenta que en nuestro país existe una gran cantidad de localizaciones para establecer legalmente este tipo de servicio.

 

A la hora de regular el sistema, siempre habrá que tener en cuenta la fuerza que tiene lo estrictamente LOCAL en la Argentina. El principio de subsidiaridad así lo   exige. Es el derecho de la gente a tener este tipo de servicio de radiodifusión.

 

La factibilidad técnica de este servicio (sencillez intrínseca), económica (mercado local que podría convivir perfectamente con el regional y nacional) y laboral (puestos de trabajo en blanco que, aunque puedan ser pocos en cada emisora, por la cantidad de localidades en nuestro país, sumarían muchos).

 

 

B)   ASIGNACIÓN POR CANAL NO MENOR A 6 MHZ.:

 

Para una emisión de televisión el denominado “ancho de banda” de un canal de televisión nunca fue menor a 6 Megahertz tanto para la televisión analógica como para la televisión digital, según lo establece el Reglamento de Radiocomunicaciones de la UIT para la Región 2 (América del Norte, Central y del Sur).

 

En el caso de la TV Digital abierta, el titular de la emisora a quien se le ha asignado el ancho de banda de 6 MHz. será quien deberá decidir cómo usar ese recurso, ya sea abarcando la totalidad del mismo, con una sola señal a fin brindar un servicio con la más alta definición o bien, brindando múltiple programación de señales, mediante el sistema de multiplexación en donde se pueden introducir distintas programaciones con emisiones diferenciadas o no y de menor calidad.

 

La nueva ley deberá obligarles a cada uno de los licenciatarios de la Televisión Digital privada (plataformas digitales privadas) disponer de la infraestructura propia de transmisión (transmisor y antena) en la frecuencia asignada y complementarse, al mismo tiempo, con la TDA implementada a fin de brindar plena cobertura geográfica y poblacional del país.

 

Por supuesto, dicha ley deberá prohibir también al Gobierno tocar la grilla con facilidad, con un simple Decreto y/o Resolución, cuya administración deberá reubicarse en la órbita de un Ente Autárquico o que se crea directamente una institución ciudadana para ese fin. Si no, la TDA continuaría como una plataforma "estatizadora" de toda la televisión argentina.

 

Es evidente la “indivisibilidad” del canal de 6 Mhz. La figura de “Licenciatario Operador” y Licenciatario, no es viable. Es un criterio de asociación impuesto por el Estado totalmente discrecional y, por ende, con las debilidades e inequidades que un sistema así genera, muy contrarios a un principio democrático de distribución de los medios de radiodifusión.

 

Los canales digitales deben mantener los 6 Mhz. para brindar el mejor servicio y el más demandado por el usuario: emitir televisión estándar, televisión en alta definición u otra modalidad que el licenciatario decida, siempre dentro del ancho de banda de 6 Mhz. otorgado, pero con un solo licenciatario.

 

Lamentablemente esto parece no haber sido entendido con el alcance conceptual de esta irregularidad para el desarrollo armónico del servicio de TV ABIERTA.

 

Se sabe que la actual situación de menor espacio espectral (frecuencias) para este servicio tiene su inicio en el aumento de espacios para servicios de otro tipo en detrimento del espectro atribuido al servicio de radiodifusión televisiva abierta, directa y gratuita por parte del Estado, a lo largo de sus sucesivas administraciones (desde la década del ´80).

 

Esto implica que ese mismo Estado (administrador del espectro de frecuencias, es decir del “terreno público” de la comunidad en general) deberá restituir ese recurso espectral en la medida de la posibilidad en cuanto a los derechos adquiridos, las posibles recuperaciones de espectro, posibles canales compartidos con países limítrofes, así como también a partir de los espacios propios del mismo Estado (canales con titularidad propia), sobre los cuales tiene cierta disponibilidad para dicha restitución.

 

Dividendo digital:

 

El “dividendo digital” para la Región II fue claramente definido por la UIT con el así llamado IMT 700 donde asigna al servicio de IMT los canales del 52 al 69 de la banda de UHF de TV de la región.

 

El uso de la palabra DIVIDENDO DIGITAL para usarlo como excusa para “dividir” el interior del espectro de 6 MHz. en “fetas” que se le quitan al titular de ese espacio radioeléctrico, no sólo no está escrito en ninguna reglamentación internacional sino que viola el Pacto de San José de Costa Rica en el artículo 13.1 y 13.3, porque le “limitan la capacidad de información a dicho titular”.

 

Resulta claramente falsa la afirmación de la definición de “dividendo digital” del artículo 4 de la Ley  26.522 donde dice "Dividendo digital: El resultante de la mayor eficiencia en la utilización del espectro que permitirá transportar un mayor número de canales a través de un menor número de ondas y propiciará una mayor convergencia de los servicios." Vemos que la cantidad de canales es igual de acuerdo a la normativa nacional e internacional.

 

 

Documentos en materia de administración del espectro de frecuencias de radiodifusión televisiva que avala esta situación:

 

Ref.: Norma Argentina sobre el estándar digital ISDB-T (Resolución Nº 7 del 14-  AGO-13 de la SECOM) Cuyo Anexo III - Tabla 1 -  punto 6, dice:

- En fojas 392 y 393:

 

Definiciones y términos:

 

“Canal de televisión: es el segmento de 6 MHz. de anchura, destinado a la transmisión de señales de televisión, identificado con un número o por las frecuencias límite superior e inferior.”

 

Comentario: así como en AM las emisoras se asignan en canales de 10 KHz., en FM en canales de 200 KHz., se ve claro que no existen “canales” de menor valor a 6 MHz. en la TV ABIERTA que, según la Norma, puedan ser asignados en la Argentina por parte del organismo estatal de administración de frecuencias.

- En fojas 395 y 396:

 

5.-   Aspectos técnicos

 

5.-1 Normas de transmisión

 

A través del Decreto Nº 1148, del 31 de agosto de 2009, se creó el Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre SATVD-T, que se encuentra basado en la   norma ISDB-T.

 

La tabla 1 detalla los parámetros de transmisión adoptados en dicho norma:

 

TABLA 1: Parámetros de transmisión. Sistema multiportadora con segmentación de bandas de radiofrecuencias.

 

Ítem 1: Número de segmentos: 13 (°)

 

(°) Nota relativa al cuadro:

 

“Los sistemas multiportadora con segmentación de bandas de radiofrecuencias  utilizan 13 segmentos para los servicios de televisión, pero pueden utilizarse   cualquier número de segmentos para los demás servicios, como los servicios radiofónicos.”

 

Comentario: La norma de asignación dice taxativamente que sólo los servicios de televisión utilizan todos esos 13 segmentos de espectro.

 

 

POSIBLE COMIENZO DE SUBSANACIÓN EN LA ASIGNACIÓN DE SERVICIOS

TELEVISIVOS:

 

Para reducir este déficit espectral se podría recurrir a las frecuencias del espectro que administra el Estado que pueden ser sujetas a nuevas asignaciones.

 

Por ejemplo, si consideramos el espectro del AMBA con las recientes asignaciones efectuadas en TV ABIERTA DIGITAL y si hacemos un breve análisis comparativo de los cuadros correspondientes a dicha área correspondientes a la Resolución 10090 ENACOM 2016 y su similar 1631 ENACOM 2017, podremos considerar dos ejemplos concretos que tienen ribetes irregulares:

 

 

 

-       Debido a la carencia de espacio espectral (no atribuible a los licenciatarios y  autorizados), las Resoluciones 10090 del 29/DIC/16 y la 1631del 9/MAR/17, ambas de ENACOM, implican que, en menos de dos meses y medio, han tenido que recurrir a cambios, insistiendo en el NO respeto a los derechos adquiridos  provenientes de las anteriores Resoluciones 35 y 38 del 26/FEB/15 de la ex AFSCA, ya que, desde el 23/OCT/01, mediante el Decreto PEN Nº 1314, se había asignado el canal radioeléctrico 21 a una Institución jurídica de carácter público como lo es la Iglesia Católica, que tiene el derecho de hacer uso de TODO ese canal radioeléctrico, conforme a la normativa vigente en materia de TV ABIERTA DIGITAL.

 

-       Con la Resolución 1631 ENACOM del 9/MAR/17 todos los canales 33, 34, 35 y 36, cuyos titulares son empresas privadas (LS85 CANAL 13, LS84 CANAL 11, LS83 CANAL9 y LS86 CANAL 2, respectivamente), por imposición del Estado, deben transportar una señal de 24 horas que, en los casos indicados específicamente,   corresponden a personas jurídicas de carácter público, como lo son el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de Buenos Aires y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, no permitiendo así la utilización de cada canal en forma completa para la TV ABIERTA DIGITAL.

 
 

Últimas galerías de Fotos




 
 
© Todostreaming  - Copyright 2009 - Todos los derechos reservados. - RSS de Noticias