El ex jefe de Gabinete se refirió con autocrítica al gobierno de Cristina Kirchner y al massismo.

El ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández se mostró autocrítico con la política en general, sobre su su experiencia en el kirchnerismo y en su apoyo reciente al líder del Frente Renovador, Sergio Massa. En esa clave, fue tajante con "terminar con la grieta" y "ser mejores de lo que fuimos".

En un extenso reportaje, Fernández revisó su paso por el massismo y elogió al ex intendente de Tigre por ser "uno de los tipos de su generación más preparados para gobernar", aunque criticó su forma de entender la política: "Para él es un juego de picardías, y la política es un juego de convicciones y compromisos".

Acerca de su salto al Frente Renovador, Fernández consideró que el kirchnerismo entonces había terminado un ciclo: "Yo dije que con Cristina no alcanza y sin Cristina no se puede. A ella no le gustó mi frase, después me dijo que tenía razón. En 2017  hasta el último día intenté cerrar un acuerdo entre Randazzo y Cristina. ¿Eso que nos costó?: Macri"

En la misma línea, el ex jefe de Gabinete ratificó las diferencias que tuvo en el pasado con la ex presidente Cristina Kirchner. Sin embargo, ahora la nota "más reflexiva", aclaró durante una entrevista con el periodista Eduardo Aliverti, en Radio La Red.

"En aquel momento muchos no la pasamos bien con Cristina.  Siempre cuestioné muchas de sus políticas. Creo que tenía razón porque hubo una sucesión de derrotas desde 2009, hasta que perdió al final en 2015″, afirmó.

Además, dijo que mantuvo una forma de ejercer el poder "a latigazos" y mencionó su distancia con los proyectos que fueron insignia en el último período, entre ellos, la Ley de Medios.  

"Me parece que tenemos revisar arbitrariedades personales e institucionales que fueron cometidas en los últimos años. La ley de democratización de la Justicia fue un intento brutal, despiadado e innecesario. Hay que regular el funcionamiento de la Justicia, pero no es ese el modo", dijo Alberto Fernández.

En la misma clave se mostró tajante sobre el frustrado intento por sancionar la Ley de Medios: "Es obvio que fracasó. Cristina ganó una batalla porque ahora sabemos lo que leemos cuando leemos Clarín, La Nación o Tiempo Argentino. Eso está muy bien, pero, ¿era necesaria tanta sangría para eso? En la practica sirvió muy poco y ahora Clarín tiene una telefónica. Evidentemente ese no fue el camino".

Sin embargo, Alberto Fernández dijo que  el gobierno de Cristina Kirchner de 2007 "fue el más progresista de toda la historia por la ampliación de derechos" que llevó adelante. Para estas elecciones, insistió en tono autocrítico, que la fórmula debe ser otra y que la unidad es una condición necesaria, aunque "no suficiente".

"Tenemos que demostrarle a la gente que somos mejores que Macri, y que vamos a ser mejores de lo que fuimos, sino no vamos a entender por qué llevamos cuatro derrotas en los últimos años", manifestó.

Otros tiempos. Cristina Kirchner en su primer mandato de gobierno junto a Alberto Fernández. (Gentileza: 5 días)
Otros tiempos. Cristina Kirchner en su primer mandato de gobierno junto a Alberto Fernández. (Gentileza: 5 días)

El votante "estafado"

Consultado sobre el compartamiento del votante que se inclina por Mauricio Macri, el ex jefe de Gabinete deslizó su propia teoría y le pidió que "vea todo" y "recupere la capacidad de crítica".

"A los argentinos los han confundido. Se ha confundido la comunicación política con la manipulación humana", arrancó Alberto Fernández en su explicación. "El mayor expositor de esta teoría es (el consultor ecuatoriano Jaime) Durán Barba. A la gente se la va llevando a un lugar que deja de pensar, y es movida por sensaciones".

"El votante de Macri no es un idiota que no sabe votar, es un estafado. Hay un nucleo antiperonista convencido, pero de ese 33%, hay otro resto de personas que los han estafados. El estafado siempre es tratado como un tarado, pero en realidad es una víctima que creyó", hipotetizó.

En la misma línea de pensamiento, Fernández volvió a adoptar un tono autocrítico y manifestó: "En todos lados se ha perdido la capacidad de crítica, también en nuestro espacio, muchos se enceguecen y no ven cosas. Quien tiene un 70% de rechazo (NdR: se refiere a Macri) no puede ganar nunca una elección, y sin embargo, no lo ven".

"Lo primero que tenemos que hacer es terminar con la grieta. En la grieta están los estafados de Macri, a toda esa gente tenemos que recuperarla para la reconstrucción del país", desarrolló el ex jefe de Gabinete.

Y finalizó: "No se puede reconstruir nada con el delirio en el que se vive. Si cuestiono a Macri aparecen 10 mil idiotas diciendo que defiendo los bolsos de López, y si digo que López es un sinvergüenza, aparecen otros 10 mil diciéndome que estoy con Macri. Esa Argentina no tiene posibilidades de ser construida".